La mayoría de nuestras viajeras (algunos viajeros también) suelen tener mucha curiosidad por el sari, una de las prendas femeninas más conocidas de la India. ¿Es fácil ponerlo? ¿Y caminar con él? ¿Sirve cualquier tela? o ¿Dónde lo podemos comprar? son las preguntas más habituales con las que nos encontramos.

El termino sari es de origen sánscrito, significa “tira de tela” y su origen y uso tiene más de 5000 años. En la actualidad, es utilizado principalmente en India donde es toda una seña de identidad, pero también en otros países cercanos como Nepal o Sri Lanka.

Además de ser una vestimenta preciosa, elegante, femenina y exótica, es utilizada por todo tipo de mujeres, independientemente de su edad, profesión o condición social. Sorprende su gran variedad en cuanto a materiales (los más populares son seda y algodón), diseños, texturas, colores o formas de llevarlo dependiendo de la región en la que nos encontremos, de las creencias religiosas o de la casta o comunidad a la que se pertenece. Esto quiere decir también que posee un gran simbolismo así como un código cultural propio.

El sari, es un trozo de tela rectangular cuyas medidas  aproximadas suelen ser 1 metro o 1´20 de ancho por 5 o 8 metros de largo. Y el conjunto completo está compuesto por: el sari (tela larga), el choli (blusa de manga corta), el petticoat (falda o enagua) y el pallu (extremo decorado del sari) que cruza sobre el hombro.

Hay casi 100 estilos diferentes de llevar un sari (sin contar la infinidad de variantes existentes) siendo de los más conocidos el estilo navi, el gujarati, el rajastaní o el dravidiano. En grandes celebraciones como nacimientos o bodas, se usan saris especiales para la ocasión como por ejemplo, rojos con bordados y pedrería, en el caso de las novias.

Saber llevarlo bien es todo un arte y a continuación, explicamos una de las muchas maneras de ponerse el sari:

  • 1. Ponte el choli, el petticoat (por debajo del ombligo) y el calzado que influirá en el largo de tu sari.

  • 2. Coge la tela del sari e introdúcela por dentro del petticoat y después, da 1 o 2 vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj.

  • 3. Toma el pallu (extremo del sari), realiza varios pliegues con tus manos, pásalo por detrás de la espalda, crúzalo por el pecho y sujétalo sobre tu hombro izquierdo con un imperdible.

  • 4. Con la tela sobrante, tienes que crear otros pliegues (entre 7 y 10 según la largura del sari) en el lado izquierdo de tu cintura.

  • 5. Cuando tengas los pliegues bien rectos y alienados, introduce la tela que sobra por dentro del petticoat y fíjalos con otro imperdible.

  • 6. El último paso sería ajustar y colocar bien el pallu sobre tu hombro izquierdo. (Éste puede quedar caer suelto o se puede utilizar para cubrir la cabeza)

Podréis comprar vuestro sari en cualquiera de los mercados y bazares que hay repartidos por toda la India. Si estáis en Varanasi (Norte) o en Kanchipuram (Sur) no perdáis la oportunidad pues la calidad de sus sedas son muy apreciadas en todo el país. Los precios, según la calidad, el trabajo y el material, serán muy variados e irán desde las 500 rupias (6-7€) en adelante. Cuando entréis a una tienda, recomendamos sentarse en el suelo, disfrutad del espectáculo visual con el despliegue de los saris y armarse de paciencia en la elección :-)

¡Prometo subir, en breve, un video poniéndome el sari yo misma pero mientras tanto espero que os sirva este otro!

¿Quién se atreve a probar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Comentarios de la entrada